oposiciones

¿Sobran funcionarios en España? El último estudio de Esade y el Instituto de Estudios Económicos (IEE) -laboratorio de ideas de la CEOE-, presentado esta semana, da una respuesta alejada de la tradicionalmente defendida por la patronal: el país tiene menos empleados públicos que la media de la OCDE, un 17 % del total de la población que trabaja (casi tres millones de personas, en cifras absolutas), frente al 21 % del club de los países más ricos.

Bajo el título de El empleo público en España: desafíos para un estado democrático más eficaz», el informe radiografía el sector y constata que la tendencia del empleo público -que ha duplicado su número de trabajadores en los últimos 25 años- es «expansiva» y que su reducción durante la crisis económica apenas se mantuvo dos años, en el 2011 y el 2012, con la pérdida de 300.000 puestos, algo que Francisco Longo, director general adjunto de Esade, califica de «paréntesis». 

Los mayores ajustes los encajaron los eventuales y los interinos; y Longo recordó que incluso en el 2008, «cuando el país ya destruía empleo masivamente, los tres niveles de la Administración crecieron en casi un cuarto de millón de puestos». Así como que, con la recuperación prácticamente se ha regresado a los niveles precrisis, aunque el empleo público se contrajo un 4,45 % entre el 2009 y el 2015.

El estudio analiza también las diferencias en el porcentaje de empleados públicos sobre el total de la población entre comunidades, y sitúa a Cataluña y Extremadura en los extremos: solo el 4 % en la primera y el doble en la segunda. Andalucía se encuentra en la zona media, con casi un 6% de porcenraje de empleados públicos sobre el total de la población entre comunidades.

También hay una notable heterogeneidad territorial en el peso que supone cada una de las Administraciones. Cataluña vuelve a ser un «caso excepcional», ya que el empleo de la Administración central solo alcanzaba en el 2015 el 9 % del total, lejos de la media del país, del 18,6 %. En el extremo opuesto está Madrid, donde el peso estatal alcanza el 40 % por efecto de la capitalidad.

Fuente: La Voz de Galicia /ijaen.es